Mi perro se ha comido el sofá

Share Button

 

PerroLos perros son raros. Nunca se sabe cuándo te la van a liar la próxima en casa. Aparte del coste que ya de por sí supone tener un perro además hay que sumarle el “destrozo” que causan a algunos enseres de la casa. No pasan de ser anécdotas pero algunas muy curiosas:

Zeppelin

Raza: Pit Bull

Delito: comerse un carrete de hilo negro, tubo incluido.

Coste: 800€ en gastos veterinarios

Zeppelin tiene una largo historial comiendo juguetes para perros, camas, paredes y muebles. Pero el verdadero truco fue hacer desaparecer un carrete de hilo negro enrollado en un tubo. Se enredó tanto en sus intestinos que el veterinario tuvo que hacer una cirugía de emergencia para quitarlo. La perra tuvo que hacer una recuperación completa para volver, meses después, a tragar más juguetes.

Einstein

Raza: Lobo con Pastor Alemán

Delito: Comerse una pistola de caza cargada.

Coste: Desconocido

Este inteligente perrito no tiene miedo por hacerse entender. Cuando se disgusta, le da por comerse el edredón de plumas, un futón de Ikea y una serie de correas. Su obra más grandiosa y misteriosa fue el comerse una pistola de caza cargada, sin una sola lesión.

Tanque

Raza: Staffordshire Terrier

Delito: Comerse un sofá reclinable nuevo.

Coste: más de 6.000€ en un año

Además de llevar una saludable dieta a base de papel higiénico y zócalos, a Tanque le encanta roer los muebles sofá nuevo incluido. En su primer año de vida, se ha comido colchones, mantas, ropa, zapatos, calcetines y una barandilla de la escalera de madera. Muchos años felices (destruyendo) están por venir para él y su amada familia.

Pipa

Raza: Rottweiler

Delito: Consumir dos tubos del aire acondicionado.

Coste: Más de 500€

Pipa es una chica muy fuerte y alta, lo que significa que puede alcanzar casi cualquier cosa que se proponga. A ella le encantan las toallitas de papel, la arena para gatos, manteles, calcetines y mantas. En una ocasión trató de comer un ladrillo, pero la detuvieron a tiempo. También le encantan las cuerdas de todas las formas y tamaños, no uno, sino dos cables de alimentación del sistema de aire acondicionado fue lo que le llevó al veterinario.

Zoe

Raza: Beagle

Delito: El smartphone nuevo de una visita.

Coste: 350€ y una amistad

Zoe es lo suficientemente brillante como para comerse los libros de entrenamiento de perros primero. También le gustan las enciclopedias, mandos a distancia, sillas y patas de mesa. En una particularmente espectacular hazaña de velocidad, “consumió” el teléfono de un amigo de la familia en cuanto éste se giró un segundo.

Carla

Raza: Pit Bull

Delito: toda una pared de la cocina

Coste: más de 1.000€

Después de comer una cama nueva y un edredón de unos 200 €, Carla tuvo un tiempo para reflexionar sobre cómo superar sus hazañas anteriores. Volvió a dar buena cuenta de las toallas de papel y los mandos de la Xbox al principio para pasar a la tecnología (2 móviles) y graduarse con nota al destrozar una pared de pladur de la cocina.

Parches

Raza: Pit Bull

Delito: los libros de texto de su joven dueño

Coste: 300€

Parches es un cachorro muy afortunado. Fue adoptada de un refugio de perros abandonados donde ya le gustaba saltar y morder cosas. En su primera semana en su nueva casa, acabó con el veneno para ratas y una caja de ibuprofeno que estaba en la mesa de la cocina. El veterinario y la vitamina K la sacaron adelante. Desde entonces, solo le ha dado por comerse unos bonitos zapatos y todos los libros del colegio de su dueño. Lo de mi perro se ha comido los deberes no coló en clase.

Troy

Raza: Gran Danés

Delito: Masticar una televisión plana en un día.

Coste: 500€

Érase una vez, un hombre quería un perrito Gran Danés, por lo que su esposa se lo compró. El cachorro creció hasta convertirse en un macho sano. Entonces al hombre de nuestro cuento se le antojó también una televisión de 62 pulgadas, por lo que su esposa también se la compró. Salieron para dar un paseo después de una buena comida con la familia, dejando a Troy en casa. Cuando regresaron, encontraron al perrito en el rincón de pensar. También encontraron que la nueva televisión había pasado a 15 pulgadas. No era muy de tele.

Conviene estar preparado.

Si tienes un perro en casa te recomendamos que estés preparado no sólo para los costes de alimentación y veterinario sino también para aquellos imprevistos que puedan surgir en el camino. Por supuesto que teniendo un buen seguro de mascotas puede ayudarte a mitigar las facturas del veterinario.

Si éste es tu caso y quieres hablar con un profesional que ama y sufre a sus animalitos ponte en contacto con nosotros a través del formulario de contacto que encontrarás aquí:

Quiero más información sobre seguro de mascotas.

Share Button
Written by

No Comments Yet.

Leave a Reply

Message